Proverbio Yoruba IV Se requiere un palo grande

Proverbio Yoruba IV – Se requiere un palo grande para tocar una campana grande

Se requiere un palo grande para tocar una campana grande. A lo largo de las ceremonias Òrìsà se usan campanas junto con tambores  y  sonajeros como instrumentos de invocación.  El  sonido  de  la campana  es  considerado  un método efectivo para  atraer  la  atención  de aquellos Òrìsà que moran en el agua y en el aire.  La imagen de  usar  un palo  grande  para tocar una campana es una referencia a  la  necesidad  de dedicar la atención apropiada a una tarea dada. Si se necesita una campana grande para atraer la atención de un Òrìsà distante,  no tendría sentido hacer sonar la campana con un palillo pequeño que produce un sonido débil.  De un modo similar, no tiene sentido tener un problema y dejar que el problema quede sin resolver debido a la omisión  de pedir asistencia apropiada. Decir que se requiere un palo grande para tocar una  campana  grande es sugerir que está bien hablar fuerte y  claro  sobre asuntos de verdadera importancia. En un nivel comunal,  la cultura yorùbá no alienta la idea de  “sufrir en  silencio”.  Hay una fuerte tendencia entre los miembros de una  familia ampliada  yorùbá  a  cuidar  cada uno de  las  necesidades  de  los  demás, especialmente en tiempos de crisis. El proverbio está reforzando la idea de que  no  hay  necesidad de sufrir un problema hasta  el  final, simplemente porque nadie sepa de él. Hay  también  aquí una indicación de la importancia del  poder  de  la palabra.  Como un aspecto del uso efectivo del ritual,  Ifá  enseña que los Òrìsà responden  al  poder de la palabra.  He notado que  el  uso  de  la plegaria  en las ceremonias occidentales Òrìsà es a veces tímido y  carece de  intención clara.  A veces he oído a devotos occidentales de  los Òrìsà recitar  oraciones tradicionales sin una comprensión de  su  contenido.  En Africa,  las  plegarias  a los Òrìsà se dicen en voz  alta;  a  menudo  se expresan   enfáticamente,   con  intención  clara  y  la  voz   nítidamente proyectada. Esto  significa  que tanto la mente como las  emociones  están dirigidas hacia la manifestación del efecto de la plegaria.

 

Una anécdota de Baba Falokun narrada a un Grupo del Ilé :

Una  vez presencié una ceremonia Òrìsà que tenía lugar dentro de  una tienda  de campaña.  Era un día extremadamente ventoso y el  viento  estaba sacudiendo la lona,  haciendo muy difícil oír lo que se decía.  El Babaláwo  que dirigía el ritual sacó afuera su cabeza y comenzó a gritarle al  cielo.  Apenas terminó,  el viento se detuvo y no comenzó de nuevo hasta después de que habíamos terminado. Le pregunté al Babaláwo   qué había hecho para hacer que  el  viento dejara de soplar.  Dijo que si uno habla con  la  intención apropiada,  los Òrìsà responderán. Estaba usando un palo grande para hacer sonar una campana muy grande.

 

Autores recomendados:
Awo Falokun Fatunmbi

Awo Falokun Fatunmbi Egbe Ìwá Pèlé