Obàtálá Rey de la Sagrada Arboleda, Rey del Paño Blanco

Oba Igbo Obàtálá Rey de la Sagrada Arboleda, Rey del Paño Blanco

 

Obàtálá Rey de la Sagrada Arboleda, Rey del Paño Blanco. Olódùmarè (Creador) llamó a Obàtálá (Rey del Paño Blanco) a Ìkòlé Òrun (Reino de los Ancestros), en el día en que Olódùmarè quería que Obàtálá creara tierra seca en las aguas del Ìkòlé Ayé (Mundo). Obàtálá se arrodilló delante de Olódùmarè y dijo que no conocía el awo (misterio) de crear tierra en Ìkòlé Ayé. Olódùmarè dijo a Obàtálá que le daría el àse (poder espiritual) para hacer tierra en Ìkòlé Ayé (mundo). En el día en el que Obàtálá iba a comenzar su viaje desde Ìkòlé Òrun (Reino de los ancestros) a Ìkòlé Ayé (Mundo), Olódùmarè le dio un ìgbín (caracol), una concha llena con tierra, una cinco dedos en el pie etu (gallina de guinea), ìkín (nueces de palma) y agemo (camaleón). Obàtálá tomó el àse (poder espiritual), y luego preguntó a Olódùmarè cómo iba a hacer para viajar desde Ìkòlé Òrun a Ìkòlé Aye. Olódùmarè le dijo que debía reunir todo el iwúrà (oro) de Ìkòlé Òrun y llevarlo a Ògún (Espíritu del Hierro) quien forjaría una èwòn (cadena) que uniría a Ìkòlé Òrun a Ìkòlé Ayé. Ògún tomó todo el iwúrà (oro) y forjó una larga èwòn (cadena) que lanzó hacia Ìkòlé Ayé. Obàtálá puso su àse (poder) en un o bolsa, y comenzó el descenso por la èwòn (cadena). Cuando llegó al último eslabón pudo ver que todavía estaba a una cierta distancia de las aguas originarias.
Obàtálá tomó la concha de su bolsa y esparció tierra sobre las aguas originarias.  Entonces movió la cinco dedos en el pie etu (gallina de guinea) y la dejó caer en la tierra. Apenas la etu llegó a la tierra comenzó a rascar el piso esparciendo tierra sobre la superficie de las aguas originarias. Viendo que el suelo estaba firme, Obàtálá tomó una ìkín (nuez de palma) y la tiró a la tierra. El ìkín brotó y se volvió una palmera. Cuando la palmera creció hasta su altura completa, alcanzó el último eslabón de la iwúrà èwòn (cadena de oro). Obàtálá pudo bajar de la iwúrà èwòn a la palmera. Antes de bajar del árbol, Obàtálá decidió beber vino de palma y descansar de su largo viaje. Mientras que Obàtálá dormía, Olódùmarè dio la tarea de terminar la Creación a Odùduwà (Dueño del Misterio Invisible del Buen Carácter). Olódùmarè esperó que Obàtálá se despertara de su sueño borracho y le dijo que era tabú para Obàtálá probar el vino de palma nunca jamás. Cuando Obàtálá vio lo que había pasado acordó en proteger a todos sus hijos de generaciones futuras.
Hasta este día quienes reverencian a Obàtálá dicen “Obàtálá sùn nínú àlà, Obàtálá ji nínú àlà, Obàtálá tinú àlà dìde, Ibà Obàtálá”, lo que significa “El Rey de la Tela Blanca duerme de blanco, el Rey de la Tela Blanca se despierta de blanco, el Rey de la Tela Blanca se levanta de blanco, Alabanza al Rey de la Tela Blanca”.

 

Referencias:
Lecturas recomendadas

Autores recomendados
Awo Falokun Fatunmbi
Awo Falokun Fatunmbi Egbe Ìwá Pèlé